El Gobierno chino ha retrasado la aprobación de tales cultivos durante décadas para evitar una reacción violenta. Eso podría estar a punto de cambiar.
El Gobierno chino ha retrasado la aprobación de tales cultivos durante décadas para evitar una reacción violenta. Eso podría estar a punto de cambiar.